lunes, 21 de mayo de 2012

Si te he mentido, si te he destruido con el sonido de mi voz,
tendré razones para callar lo que grita mi corazón.
Si atemorizada por tu reacción, no he vuelto a pedir perdón,
no creas que he olvidado que aun mereces mi explicación.
Aunque no quiero aceptarlo, eres presente en mi memoria,
eres el resto de la historia que un día deje ir.
Si tu llanto no cesa y tus lagrimas aumentan con el pasar de los días,
regresa a mi corazón, que necesita de tu compañía.
Yo también he llorado, yo también he sufrido por tu partida,
aunque creas que todo es pasado y que vivo el día a día.
Jamas te ignore, jamas olvide ningún detalle de nuestra cita,
esa que me trae nostalgia, esa que refleja tus sonrisas.
No me culpes a mi, por huir de la rutina,
no te engañes vos mismo, viviendo de esa mentira. 
¿Le temes a la verdad? ¿Vives de la apariencia?
Se que aun me amas, y que añoras mi presencia. 
Seamos realistas, ahora mismo te necesito,
ya me canse de esperar a ese día bendito. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario