jueves, 17 de mayo de 2012

Descarga

Hoy estuve recordando un par de episodios en mi vida, analice cada uno de ellos.
Revisando un poco el historial de conversación en mi computadora, pude notar que no soy muy buena con las indirectas. Años mas tarde entendí lo que muchos quisieron decirme en su momento y realmente me siento apenada por ello. 
Amigos que hoy no están a mi lado por distintas razones, trataban de decirme algo que yo no quería enfrentar, cosas que preferí ignorar y hoy me arrepiento demasiado.
Por otro lado si hubiera prestado un poco mas de atención a mis conversaciones, mi historia no seria la misma, probablemente mi corazón no se hubiera roto en mil pedazos y mis decisiones hubieran sido mas maduras. 
Aposte al amor una y mil veces y creo que tan mal no me fue, aunque podría haber esperado un poco mas de tiempo y no haberlo lastimado durante los primeros meses. 
Hasta el día de hoy siento que no puedo seguir adelante sin terminar la relación pasada.  Años han pasado ya de aquello y es mi propio novio el que mas de una vez me aconsejo en aclarar todo.
Leer conversaciones me hace bien, recordar charlas con amigos, recordar aquellos tiempos en que la facultad no rondaba en mi vida y tenia tardes libres, etc. A la vez me dan ganas de volver el tiempo atrás y dar mejores consejos, prestar mas atención a los estados de animo, y poder arreglar todo con esa persona. 
Solía tener un mejor amigo que se ponía celoso por cada chico que hablaba conmigo,pero era el único en levantarme el animo cuando estaba mal. Amigo que en su momento descuide por distintos errores que cometí.
Me voy a arrepentir toda la vida de haberlo cambiado, de haberle dado un giro a mi vida completamente inoportuno e innecesario. 
Gracias a Dios hoy lo tengo conmigo una vez mas, me supo perdonar, lo supe perdonar y nos amamos. Volvimos a ser los mismos de siempre, con los celos, las peleas y todo las cosas que hacen una linda amistad. 
Leímos juntos las conversaciones, fuimos dos tontos. Ya todo esta bien y eso me hace feliz. 
Aquel novio que tanto ame y que vivía peleando conmigo, no puedo creer que le respondiera así, no puedo creer la manera en que le hable esa ultima vez.
Cuando todo termino entre nosotros, comenzó el peor momento de mi vida, la rebeldía, el "no importa nada", básicamente en descuidarme en todos los sentidos. 
No lo culpo a el, jamas lo haría. Me culpo a mi por la mala toma de decisiones en aquella época.
Volver a leer esas conversaciones y notar la cantidad de veces que ese chico quiso hacerme entrar en razón, la cantidad de indirectas para decirme que me necesitaba y por sobretodo la cantidad de paciencia que derrocho conmigo. Eso... eso me hace mal cada vez que lo veo. 
Hoy no puedo decir que todo esta bien, tampoco creo encontrarle una solución , pero es bueno darme cuenta ahora que los errores son mutuos,es bueno asumir que algo de culpa tengo. 
Amigas que con el tiempo perdí,por malos entendidos, por abrir la boca cuando no era necesario hacerlo.
Leo todo esto y no puedo creer hablar de ciertas cosas, desde cuando la infidelidad entraba en nuestras vidas? por que temas como el sexo o el cigarrillo eran importantes? no lo se, simplemente todo era tan estúpido.
Es bueno saber que ahora todo se soluciono, amores de secundario que con el tiempo no duran nada, y solo las amistades quedan. Quizás tarde mucho tiempo en amigarme con esa persona, pero hoy estamos bien, hoy una vez mas somos compañeras. Y eso me hace feliz, y se que ella también lo es. 
Finalmente y no menos importante, EL, mi novio.
La persona que mas se esforzó por tratar de comprenderme, por tratar de protegerme ante mis propios daños. Ocupo el lugar de mi mejor amigo y hasta el día de hoy lo es. 
¿comiste?¿fuiste al medico? ¿ queres que salgamos? ¿te sentís bien? y cuantas preguntas mas todo el tiempo.
Leer todas esas conversaciones y saber que no ha cambiado en nada me hace sentir muy bien.
Me arrepiento tanto de haberte lastimado tantos meses, de no haberte preguntado nunca como te sentías vos, que es lo que realmente querías.
Recuerdo que la relación comenzó como un "probemos" y a pesar de todo todavía me mantienes de pie. 
Me haces bien, lo sabes. Sabes que extraño a algunas personas, y lo entendes. Y es ahí donde me pregunto: ¿Que me hace tan especial como para seguir ahí sabiendo todo esto? me destroza el hecho de lastimarte una vez, el solo pensarlo.
Todo vuelve, es como que no puedo seguir con mi vida completamente, porque por alguna u otra razón vuelvo a caer en lo mismo.
En fin, analizar cada momento de mi vida, me sirvió y me volvió a lastimar.
No, no vivo del recuerdo. Solo quiero mejorar mis errores del pasado. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario